¿Mejorar?, ¡Al menos no empeorará!

Nos tomamos tan a la ligera esta enfermedad que muchos pretendemos dejar de beber «pero con condiciones».

Cómo si no fuera suficiente dejar de beber para salvar o recuperar la vida, que nuestra mente atrofiada por la continúa intoxicación, se atreve a hacer negociaciones internas: Dejaré de beber para … recuperar a mi pareja, demostrar que puedo hacerlo cuando quiero, encontrar un mejor trabajo, acallar todas esas personas que me han reprochado, mejorar en la vida, solucionar todos los problemas que tengo, …

¡Qué va, esto no funciona así! La cosa funciona de la siguiente manera: Si has enfermado de alcoholismo, estás muy jodido. No tienes derecho a exigir mejoras ni a negociar futuros cambios, sino que simplemente tienes la responsabilidad de recuperarte, a no ser que quieras morir o llegar a una situación extrema.

Obviamente para recuperarte … tendrás que dejar de consumir. Perdonar mi sarcasmo, pero nunca he conocido a nadie que se recupere de alcoholismo sin dejar de beber.

Una vez comiences todo el proceso que implica una recuperación alcohólica (desintoxicación, deshabituación y rehabilitación, abandono de hábitos, conductas, entornos y ambientes tóxicos) y poco a poco, pero con buena letra, aprendas a vivir sin beber, entonces podrás crearte metas u objetivos reales y alcanzables.

Ahora, dejar de beber para …, es la crónica de una muerte anunciada.

Como menciono en el titular, esa pregunta retórica que todos nos hacemos. ¿Voy a mejorar?. Bueno, personalmente no tengo la respuesta para nadie, ni tan siquiera la tuve para mí, pero lo que sí sé cierto es un cosa: No empeoraré la situación, que no es poco.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Scroll al inicio