Más que un firme propósito, una firme convicción.

Se consigue dejar de beber cuando se quiere dejar de beber

Inconscientemente, todas esas pruebas, intentos y experimentos que hacemos sin éxito de dejar de beber es porque realmente no queremos dejar de beber.

Lo que queremos es no sufrir las consecuencias, la tortura, y amargura que nos produce el beber, pero no nos desprendemos de esa idea a la que tenemos asociada el consumo: bienestar, relajación, tranquilidad, euforia, diversión,…

Nosotros dejamos de ingerir alcohol, nuestra mente no.

Generalmente lo hacemos por un condicionamiento (o varios): Presión familiar, social,laboral, problemas judiciales, económicos, accidentes, sustos en general, o por motivos psicológicos que van minando nuestra autoestima, personalidad, dignidad, forma de ser, etc y nos van haciendo una existencia insoportable.

Entonces solemos reaccionar con muy buenas intenciones y propósitos pensando en que va a ser una fórmula sencilla: Simplemente con abstinencia no tendremos que padecer el calvario al que nos ha llevado el alcohol.

Esa «idea tramposa» que en realidad no es más que infravalorar la capacidad y el poder que tiene el alcohol sobre nosotros cuando estamos enfermos, hace que en poco tiempo, por motivos físicos (síndrome de abstinencia) o psicológicos (ansiedad, inestabilidad, angustia, sensación de vacío), e incluso sociales (pensar que cómo nos vamos a relacionar, divertir, o interactuar con los demás si no bebemos), volvamos a caer en el consumo otra vez.

Por esa razón que es más que demostrable ya que la mayoría,por no decir todas, las personas que hoy en día están rehabilitadas lo intentaron varias veces.

La clave no está en el propósito ni la intención, sino en la convicción. Si queremos y creemos que vamos a dejar de beber … lo conseguiremos.

No es tarea fácil luchar contra un gigante que se ha instalado en nuestro interior y se apoderado de nuestra vida, pero con esfuerzo, trabajo, y ayuda, se consigue derrotarlo.

La intención te lleva a la acción. Con convicción se adquiere compromiso, y con éste … nada ni nadie puede tumbarte.

1 Comment

  1. Martin Cifre James en Facebook el 4 diciembre, 2015 a las 5:28 am

    No se deja de beber y me refiero no solo ser abstinente hasta que uno da un vuelco en su vida, hasta que uno agarra el firme proposito de cambiar su vida y eso esta basado en una decision muy intima de orgullo y caracter, has decidido decir basLeer más ..

Deja un comentario

Debes iniciar sesión para escribir un comentario.