Mantenerse

Cuando decidimos recuperarnos y damos el paso más gigantesco; aceptar y reconocerlo, el dejar de beber relativamente es lo más fácil (mantenerse abstemios) porque empezamos con mucha fuerza, entrega, compromiso, ganas e ilusión de hacerlo bien y mantenemos la atención puesta las veinticuatro horas del día.

Sin embargo, a medida que pasa el tiempo pasa la concentración y las alarmas empiezan a desconectarse porque no estamos acostumbrados a ellas. Comenzamos a entrar en un proceso de «normalización» en el que corremos un gran riesgo: sentirnos curados.

Por eso, aunque a la gente (especialmente nosotros,los alcohólicos) nos cueste mantener una disciplina, una firmeza, constancia, y perseverancia, debemos hacerlo para no caer en la trampa del alcohol y qué, cuándo éste nos vuelva a llamar, …nos pille despistados.

Vivimos en una sociedad alcohólica y consumista. Los mensajes nos reclaman y llaman la atención con apología al consumo e infinitas asociaciones de ideas mal interpretadas que nos hacen dudar si realmente estábamos tan enfermos como para no poder volver a beber nunca más.

Dejar de beber tiene una gran recompensa;la vida. Y toda recompensa lleva su esfuerzo y sacrificio, especialmente ésta.

Por ello no debemos nunca bajar las alarmas ni la concentración, sino hacer todo lo contrario: reforzarnos, fortalecernos, y nunca,nunca, pero nunca olvidar de donde venimos y quienes somos porque esta actitud y humildad es la que nos puede salvar la vida.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Scroll al inicio