¡Mamáaaaaa!

«Cuando era adolescente y empecé a consumir,me avergonzaba y me sentía ridículo cuando mi madre me reñía,hablaba alto,o simplemente me decía las cosas por mi bien. Hoy,afortunadamente,estoy feliz,pleno,y orgulloso de poder decir:¡Mamá!

 

En primer lugar felicitar a todas las madres del mundo.

Me es muy fácil escribir sobre el daño que podemos causar en una madre cuando hemos enfermado de alcoholismo u otra drogadicción y muy difícil poder trasmitir con palabras lo que pueden llegar a sentir ellas,las que siempre están,luchan,sufre,se angustian,padecen, e hipotecan su vida para que nosotros,al menos,consigamos salir de ese infierno.

Hablamos de una enfermedad muy grave y compleja en la que la sociedad hipócritamente mira hacia otra parte.

En el momento de redactar este artículo sé que no todas las madres han o tienen la suerte de ver recuperarse a su hijo como ellas hubieron deseado. Otras,ya fallecieron y lo mismo:unas pudieron verlo,otras no.

Soy de aquellos,independientemente de la edad,que todavía,cuando sueña …grita ¡mamá!

Cuando una madre llega a la asociación a pedirnos ayuda para un hijo no hace falta que pronuncie ni una sola palabra:la expresión facial y el disgusto marcado en todo su ser,puede contemplarse desde la distancia. Sólo con la mirada y su reflejo ya delata todo el padecimiento y angustia por el que está pasando.

Las madres están hechas de «otra pasta». No quieren falsas promesas,no quieren que les vendan humo,no quieren que les den expectativas inciertas,no quieren que les expliquen procesos ni métodos científicos,no quieren que les hablen con ambigüedad,no quieren rollos ni que les expliquen que «síntomas,síndromes,o trastornos» padecen sus hijos. Lo único que quieren …es amor y humanidad en el trato hacia ellos. Simplemente quieren que él que va a intentar ayudarles, si no puede o lo consigue,al menos que lo intente con todas sus fuerzas y corazón.

Piden poco,pero lo que piden es real y auténtico amor.

No puedo engañar a nadie,y menos faltar a mis principios:Esta enfermedad es muy dura. me gustaría complacer a todas las madres del mundo y decirles que su hijo va a salir de esta. pero eso …no es verdad ni posible. Pero si creo en una cosa con todas mis fuerzas:si existe algún tipo de amor que pueda empujar,hacer luchar,mantener la firmeza y la esperanza …ese es el amor de una madre.

 

2 Comments

  1. Enrique Román Martinez en Facebook el 3 mayo, 2015 a las 7:29 am

    Buenos días, las madres son para con los hijos puro amor, es normal que las duela todo lo malo que nos sucede, el vernos en el estado que nos deja el alcohol después de unos años de abuso, las deja destrozadas.Leer más ..

  2. Rosa Gallego Massanet en Facebook el 3 mayo, 2015 a las 7:30 am

    Benditas mamás!!!

Deja un comentario

Debes iniciar sesión para escribir un comentario.