Madres

Soy un hombre feliz sólo por haber nacido y tener la oportunidad de haber conocido a mi madre.

Soy de aquellos, que todavía cuando hablan en sueños, … grita ¡mamá!

Mi enfermedad, el alcoholismo, mi aprendizaje machista y mi cobardía me hizo tratarla en muchas ocasiones mal y hacerle sufrir: Me vio borracho, tirado, babeando, andando de lado a lado, viniendo a verme a hospitales o cuartelillos después de accidentes de tráfico o detenciones por peleas alcohólicas, estuvo infinitas noches sin dormir, tuvo que aguantar los comentarios de terceras personas, … pero nunca dejó de creer y confiar en mí.

Huelgan palabras: Obras son amores y no buenas razones.

Para todas las madres de personas que vivieron y viven situaciones semejante, estén o ya no estén, que Dios bendiga una figura vital tan importante y fundamental para el amor.

¡Gracias Mama!

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Scroll al inicio