¡llegaré un poco más tarde,cariño…!

 

 

Preparar el terreno.

Cuando pretendemos allanar el camino hacia el consumo poniendo las más absurdas excusas,como por ejemplo que llegaremos un poco más tarde,que no vendremos a comer o a cenar y no hace falta que nos esperen,que nos hemos encontrado con alguien inesperado,.. algo dentro de nuestra mente alcohólica se está cociendo.

Una trayectoria alcohólica no se «gana» en dos días. Son años y años de mentiras,excusas,recursos,ingenio y manipulación para ganarle tiempo al tiempo,y como más en riesgo o enfermemos estemos,más tendremos que utilizar la premeditación para evitar generar ansiedad y desconfianza en los que nos conocen y saben perfectamente que ese «llegar un poco más tarde» puede convertirse en un siniestro.

En el momento en que se pone la excusa,…todos las alarmas y mecanismos se disparan. Empiezan las preguntas,las sospechas,la verifícación,el despejar dudas entre si es una excusa o puede ser cierto,crear la incertidumbre,y especialmente la preocupación.

Prepararse el terreno para beber sin ser controlados, osea,a nuestro aire y sabiendo que tenemos «licencia» para líarla porque hemos avisado,es una puerta a la permisividad y el exceso.

De todos modos,las excusas del «antes» pueden hasta resultar creíbles. Las del «después»,patéticas.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Scroll al inicio