Las flores del mal

 

Cada enfermo es diferente aunque la enfermedad sea la misma.

Cierto,cada persona bebe de una manera,tal cantidad,frecuencias distintas,tipos de bebida,excusas para consumir,…pero al final,lo que delata la enfermedad no es eso en particular,sino el mismo patrón de conducta y similares consecuencias.

Entre esa infinidad de conductas muy características nuestras,la de los enfermos alcohólicos,destaca la actitud sumisa y ruin de querer compensar continuamente el mal que hemos hecho anteriormente.

Regalar flores es el ejemplo por excelencia. Flores envenenadas,flores del mal.

Regalar flores,prometer cambios,intentar manipular con asistir a eventos que sabemos que les gusta,cenas disfrazadas de románticas para encubrir nuestra mezquindad,y todo tipo de tretas,argucias,y artimañas para «remediar» nuestro comportamiento.

Los alcohólicos nos convertimos en seductores natos por naturaleza. Tenemos que tener un encanto muy desarrollado para «solucionar» tanto despropósito.

Nuestro bucle vital es siempre el mismo: Decir que no volveremos a hacerlo,volverlo a hacer,arrepentirse temporalmente,intentar manipular para solucionarlo (con flores,regalos,etc),y,una vez que hemos conseguido volver a engañar y relajar al familiar,ir corriendo a «ponernos» otra vez.

Así sucesivamente. Esto no es ocasional,sino bastante frecuente y si no se pone remedio o se le consiente,…puede durar una vida.

Aunque los familiares no son tontos,sí son codependientes. Eso quiere decir que están enfermos pero sin consumir. Aún sabiendo que esas «flores» no significan ni garantizan nada,el amor les hace caer una y otra vez en el autoengaño con la falsa esperanza de que algún día esas mismas flores que tantas y tantas veces les han regalado,…serán las flores del bien.

 

 

 

 

5 Comments

  1. Joana Tauler Miralles en Facebook el 24 julio, 2015 a las 5:01 pm

    El título de un libro muy recomendable escrito por Boudelaire!!

  2. Enrique Román Martinez en Facebook el 24 julio, 2015 a las 5:13 pm

    Buenas tardes, las flores con las que cada persona enferma de alcoholismo quiere envolver su enfermedad son diferentes, por eso se dice con mucho acierto, cada y enfermo/a somos un mundo.Leer más ..

  3. Duo Son Manera en Facebook el 24 julio, 2015 a las 9:18 pm

    Cuando estás metido en el alcohol no existe el «yo». Solo existe el «yo alcohólico». Levo unos meses de programa y me doy cuenta de que, muy despacio, voy despertando. Si estás consumiendo sólo hay un camino: ponerse en tratamiento y tener paciencia.

  4. Martin Cifre James en Facebook el 25 julio, 2015 a las 6:07 am

    Las flores del mal son aquellas revestidas de manipulacion pero que chantajeando la situacion emocional de la otra persona nos aprovechemos posteriormente de ella consumiendo y tratandola peor.Leer más ..

  5. Maria Elena Paz Velasco en Facebook el 27 julio, 2015 a las 6:14 pm

    Es una telaraña invisible,que fácilmente la cruzamos y nos dejamos atrapar

Deja un comentario

Debes iniciar sesión para escribir un comentario.