La transformación

 

La «memoria alcohólica» funciona muy mal y a muy corto plazo:nos olvidamos muy rápido de lo sucedido o de las consecuencias del consumo del alcohol.

Algunos,tal vez este mismo lunes,estaban arrepintiéndose de haber abusado o bebido demasiado,jurando y perjurando que si no lo volverían a hacer más,tardarían mucho tiempo en repetirlo. Hoy,cuatro días después,probablemente ya se han «olvidado» de lo mal que lo pasaron y se están preparando para otro fin de semana «activo» e intenso.

Cuando nos excedemos magnificamos,cuando carecemos,minimizamos y desdramatizamos.

Así nos comportamos con el alcohol:cuando nos hemos pasado,exageramos y hacemos grande todos los pensamientos,pero cuando pasa un tiempo y nos falta,hacemos todo lo contrario,restarle importancia a las consecuencias.

Esa metamorfosis o mutación es asombrosa.. Aquella persona con remordimientos,insegura y temerosa,cuando vuelve a beber cambia por completo y se transforma.Es una auténtica transformación.

He citado el ejemplo de la necesidad de un fin de semana a otro,pero cuando enfermas y avanzas en el proceso,cada vez acortas los períodos de consumo y frecuencias,las cantidades,y los excesos en general.

Lo normal es que aquellas personas que ya viven «desdobladas» semanalmente,acaben por hacerlo casi a diario.

Recuerdo en mis últimos años de consumo que bebía mucho y a diario,que por las mañanas me encontraba fatal. Todo me dolía,todo me molestaba. Así estaba durante todo el día hasta que ya llevaba una sobrecarga o dosis suficiente para estabilizarme,y cuando caía la noche …me transformaba por completo. Entonces me sentía bien y podía beber hasta que aguantase.

Así uno y otro día,como si atrapado en el tiempo me encontrara.[youtube]http://youtu.be/Ob9WtNANGzI[/youtube]

Deja un comentario

Debes iniciar sesión para escribir un comentario.