La sensación de «Sólo me pasa a mí»

Todos los que enfermamos de alcoholismo y no aceptamos de ninguna manera haberlo hecho negándolo para no tener que reconocer que si o todos, la mayoría de problemas de nuestra vida, son consecuencia de ello, pasamos por esa fase de «sólo me pasa a mí, vosotros no lo podéis entender, si pudiérais estar dentro de mi cabeza, etc..)

Esa incomprensión de la que nos creemos exclusivos es fruto de la desorganización y confusión mental de nuestras cabezas.

No pocas veces, cuando los enfermos ya estamos en un período de abstinencia y metidos de lleno en un tratamiento y recuperación para aprender a vivir sin beber, solemos comentar exactamente lo mismo: que los primeros días no queríamos ir a terapias o grupos porque la gente, aunque fueran alcohólicos también los que había allí, no nos entenderían.

igualmente muchas veces coincidimos en que pensábamos que estábamos locos o algo así, que en realidad no atribuíamos nuestra situación directamente al beber sino que el beber era para no soportar lo que nos estaba pasando.

De una modo u otro, lo que está claro es que si hemos enfermado, la propia intoxicación y la resistencia que ofrecemos a aceptar lo que nos está sucediendo, lo único que consigue es confundirnos y hundirnos más.

Si alguno está contemplando dejar de beber y se siente un incomprendido que nadie puede «meterse en su mente», que no se preocupe, no tenga miedo, y venga porque ahí … seguro que le entenderemos, le comprenderemos, y sí se deja ayudar, le ayudaremos.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Scroll al inicio