La realidad supera la ficción

Que no se vea no quiere decir que no exista

 

No seamos inocentes,incrédulos,y meros espectadores de una agonía invisible que invade millones de hogares cada día en todo el mundo;el alcoholismo.

Alcoholismo no significa beber,sino la enfermedad que se padecer por hacerlo. Lo dejo claro para aquellos que no me conocen y hacen prejuicios sin la información suficiente.

No estoy en contra del consumo,sino a favor de ayudar,informar,orientar y derivar a todas aquellas personas que aquello que comenzó como un consumo,acabó siendo una desoladora enfermedad.

Por otra parte,dedico mis reflexiones a los familiares más que a los propios enfermos. ¿El motivo…? Muy lógico,los enfermos no queremos saber nada cuando nos hablan de las consecuencias del alcohol y mucho menos de la posibilidad de enfermedad. Y por otra parte,aunque se mencionen o se ignoren menos,los familiares enferman igual o más que los consumidores.

Llevo seis años y medio sin beber,dedico horas al estudio de los testimonios,al trato con los enfermos y los familiares,a reciclarme con toda la información posible que puedo abarcar y asimilar con los nuevos cambios de tipología y hábitos de consumo,etc y cada día hay algo que me sorprende y me da una cura de humildad trasmitiéndome que cada vez sé menos.

Pero dentro de la generalización,sin  entrar en lo operativo o específico,tengo algo muy claro sobre el alcohol: me lo pueden vender como les salga de los…,pero no pienso comulgar con ruedas de molino y nadie me va a convencer del poder destructivo y la capacidad de droga dura que es cuando caes en sus garras.

Por lo tanto,cada día,fiel a mi cita,aquí estoy para defender una verdad impepinable:Con el alcohol,la realidad supera a la ficción.

Deja un comentario

Debes iniciar sesión para escribir un comentario.