La premeditación

«Prepararse» para las fiestas en el sentido del cómo, cuánto, dónde, vamos a beber es una conducta de premeditación y planificación que ya nos indica algunas señales de problemas  con el alcohol.

El que en realidad no tiene necesidad, dependencia o va en busca del efecto para divertirse y pasárselo bien, no le hace falta «calcular»o anticiparse con el pensamiento lo que va a hacer,que va a tomar, cuanto, cómo se desplazará, etc

La premeditación es un primer síntoma que nos advierte de posibles consecuencias futuras y, de alguna manera,  ya nos delata y aclara la diferencia entre beber por placer o por necesidad, donde muchas veces en esa pequeña diferencia, se esconde la enfermedad.

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Scroll al inicio