La justa medida

 

La medida justa para un enfermo alcohólico no existe.

Algo tan sencillo de entender al final resulta lo más complejo de asimilar y aceptar.

Los enfermos alcohólicos no podemos beber alcohol. No es cuestión de moderación,de tener buena intención, y ni mucho menos de «aprender» a hacerlo.

Cuando se rompe el interruptor que controla los consumos … lo único que podemos hacer si no queremos empeorar, es parar con ellos.

Todos esos esfuerzos, intentos, experimentos,… son una agonía que cada vez se convierte más insostenible para el propio enfermo y los demás.

Estoy harto de estar harto …

Esta es una buena actitud para «congelar» el tiempo, suspender todo lo programado, olvidarse de seguir remando a contracorriente, y … mañana (mejor si se puede hoy, aunque sea Domingo) ir a pedir ayuda.

¿la justa medida…? La medida que se toma cuando se decide acabar con este infierno. ¡Esa,esa es la justa medida!

Deja un comentario

Debes iniciar sesión para escribir un comentario.