La huella

 

La huella alcohólica permanece durante un tiempo en el camino. Más que ser pesimistas,nos tiene que enseñar a tener actitud positiva y recordar,por lo profundo de las pisadas,por donde no tenemos que volver a pisar.

Tiene que hacer el efecto contrario y motivarnos:Tener muy presente las consecuencias no es una «flagelación emocional»,sino una guía para que no nos despistemos,descentremos,o nos confíemos y volviendo atrás.

«Patrás»,ni para dar impulso. Siempre «palante».

Saber dar un giro y ver el otro lado de las cosas,el positivo,es la mejor arma que tenemos para recuperarnos.No se trata de enorgullecerse de nuestra trayectoria alcohólica (porque no puede existir jamás un motivo),pero tampoco tener vergüenza de reconocer,ser,y estar enfermo.

La huella es nuestro mejor maestro del pasado para conducirnos a un futuro sin alcohol. Mientras,…aprovechemos el presente con serenidad y sobriedad para contemplar,sentir,vivir, …

Sin pretender justificar nuestros comportamientos,para avanzar y evolucionar debemos crear nuevas huellas,nuevas en el camino,nuevas en la forma,nuevas en la actitud. Unas huellas diferentes,unas huellas de las que sí estemos orgullosos y satisfechos cuando nos apetezca,echar un vistazo atrás teniendo paz y serenidad de hacer las cosas bien hechas.

1 Comment

  1. Martin Jaume Pons en Facebook el 20 junio, 2015 a las 5:14 pm

    ¿ como seria si cada paso dejase una huella mejor que la anterior? ¿ andarias con mas confianza tras cada paso?.Leer más ..

Deja un comentario

Debes iniciar sesión para escribir un comentario.