La enfermedad más agradecida con los enfermos más desagradecidos

Entre este juego de palabras anda una certeza y evidencia total.

El alcoholismo es una enfermedad muy compleja, muy difícil de tratar, sin garantías de éxito, y con muchas dificultades para llegarse a recuperar. Pero, si conseguimos lograrlo y no ha habido lesiones físicas, poco a poco con un buen programa y comprensión, los enfermos podemos llevar una vida completamente normal.

Por lo tanto, es una enfermedad agradecida si le damos un enfoque práctico y operativo: No bebemos,no seguimos enfermos.

Esa es la teoría que algunos consiguen llevar a la práctica para el resto de su vida. esas personas sí son enfermos agradecidos. Su medicación diaria es simplemente no beber (evidentemente para llegar a este estado ha habido mucho trabajo cognitivo y de deshabituación)

En la práctica, el enfermo es muy desagradecido. Primero pedimos ayuda desesperadamente. Somos capaces de ofrecer nuestra alma al diablo con tal de no seguir sus consecuencias. pero, cuando llevamos un tiempo que nos encontramos bien …enseguida nos olvidamos incluso de que somos enfermos. Esa ingratitud nos lleva a la osadía de intentar seguir consumiendo olvidándonos de todo lo que pasamos e hicimos sufrir.

Cuando me refiero al alcoholismo como «enfermedad agradecida» lo hago pensando en otras muchas (casi todas) que por muy bien que el enfermo haga su tratamiento a veces no da resultado y ésta no cesa.

Los alcohólicos rehabilitados y en recuperación constante y eterna tenemos que ser muy agradecidos, tener mucha memoria, nunca olvidar el infierno de donde salimos y seguir con nuestra medicina: No beber y recordar por qué no debemos hacerlo.

1 Comment

  1. Martin Cifre James en Facebook el 8 noviembre, 2015 a las 4:19 am

    Es una enfermedad agradecida por que haciendo las cosas que te dicen, uno puede vivir sin beber e ir creciendo en ilusion y optimismo.Leer más ..

Deja un comentario

Debes iniciar sesión para escribir un comentario.