La comparación; mal síntoma

 

Pensamos que somos «mejores» bebedores porque nos comparamos con otras personas que también consumen. A más bebedor de riesgo o enfermo,más nos fijamos en los que lo hacen peor.

La comparación del consumo no deja de ser la búsqueda de una justificación: «Yo bebo mucho,pero no cómo fulanito o menganito»

Dentro de esa comparación continua buscando personas que lo hagan peor,siempre tendremos una excusa para autoengañarnos de que tampoco estamos tan mal.

Ésta se va extendiendo y ampliando a medida que nosotros vamos traspasando fronteras y límites de cantidades,frecuencias,horas dedicadas al consumo,etc.

Es un mal síntoma porque lo que hacemos en realidad son trampas propias. No somos autocríticos y suavizamos nuestra actitud potenciando o magnificando la de los otros.

Si buscáramos como excusa alguien que lo hace peor,siempre lo encontraríamos. Pero eso,aunque fuera cierto y real,no significaría que nuestro consumo deje de ser preocupante.

Pienso que cada uno debe saber las consecuencias que tiene por su propio consumo y dejar de mirar al de al lado. Además,mirando a otros enfermos,la referencia no es correcta.

Seguro que las personas que beben alcohol de un modo moderado no tienen esa necesidad de compararse.No la tienen porque ni la necesitan ni les importa.

 

2 Comments

  1. Enrique Román Martinez en Facebook el 5 junio, 2015 a las 5:37 pm

    Buenas tardes, es lo peor que puede hacer una persona alcohólica, comparar su recuperación con la de nadie, cada enfermo/a es único/a e irrepetible, lo mismo ocurre con su rehabilitación.Leer más ..

  2. Martin Jaume Pons en Facebook el 6 junio, 2015 a las 3:47 am

    Lo hacemos por nosotros y no por otras personas o para recuperar a alguien, lo primero es recuperarnos nosotros mismos y estar bien luego viene lo otro rodado, compararnos a otras personas para seguir bebiendo o poner de ejemplo a la sociedad qLeer más ..

Deja un comentario

Debes iniciar sesión para escribir un comentario.