La apariencia y el disimulo, en el alcoholismo … tienen el tiempo contado.

Un mecanismo de defensa o modo de supervivencia en la enfermedad es demostrando y aparentando que no se tiene: Desde querer hacer ver que se controla, se sabe beber mucho sin emborracharse, etc. o disimularla camuflándose de bebedor social o de «bebo porque estoy celebrando …»

No es propio de unos pocos sino más bien de un patrón de conducta generalizado de enfermos que no aceptan ni reconocen su enfermedad por la sencilla razón de que no quieren dejar de beber o bien quieren continuándolo haciendo.

De una manera u otra, quien está enfermo está enfermo y, por mucho que quiera esconderlo al final acabará delatándose por sí solo, sin necesidad de que nadie se lo tenga que decir.

La conducta más característica de «estos» enfermos (que lo son pero dicen que no o intentan y luchan para demostrar lo contrario) es el enfadarse o molestarse cuando son cuestionados. Cuando se les insinúa que su comportamiento o su forma de beber no es ni adecuada ni apropiada, enseguida saltan y se justifican.

De todos modos, como encabeza el titular, los días de estos perfiles …están contados.

Es cierto que le enfermedad se puede disimular, esconder y ocultar durante un tiempo (incluso durante años dependiendo de lo sagaz y astuto que sea el alcohólico) pero tarde o temprano asoma y se descubre.

Mi sugerencia por experiencia es que quién se encuentre en esta situación, … deje de hacer el tonto y se ponga en tratamiento porque cuanto más tarde, peor y más complicado.

 

1 Comment

  1. Martin James en Facebook el 17 febrero, 2016 a las 5:30 am

    Esconderse tras la botella es un recurso que hemos utilizado para seguir bebiendo siendo cobardes y disimulando nuestro consumo en nuestro entorno camuflandolo de excusa ante los demas que todo el mundo bebe, el caso es que el anonimato es respeLeer más ..

Deja un comentario

Debes iniciar sesión para escribir un comentario.