Impotencia.

«Las lágrimas más amargas que se derramarán sobre nuestra tumba serán las de las palabras no dichas y las de las obras inacabadas» Harriet Beecher Stowe

 

Muchas sensaciones produce el convivir con un alcohólico que niega su enfermedad,pero ninguna tan fuerte como la impotencia de querer ayudarle y no saber cómo.

Es una situación angustiosa y desesperada.

Muchos mensajes y llamadas que recibo son por el mismo tema (el más difícil y complejo de esta enfermedad),la manera de hacerle entender al enfermo pues eso mismo,que es un enfermo y necesita ayuda.

Mi lema personal para trabajar con el alcoholismo son las tres E (Empatía,Experiencia,Ejemplo).

Lo primero que contesto sin datos personales,sin apenas información,y sin ni siquiera poder visualizar al interlocutor o emisor del mensaje,es. ¡No lo sé!

Contestar que sí sé como ayudar,sería mentir.

Cada enfermo es distinto aunque la enfermedad es la misma

Eso significa que aunque actuemos con el mismo patrón de conducta,cada persona es diferente y vive en un contexto o marco social,familiar y psicológico muy distinto.

Pero que no lo sepa no significa que entre todos (médicos,familia,asociación de ayuda a la deshabituación y tratamiento) no podamos crear una estrategia para,más que convencerlo,intentar crear o despertarle un interés.

De todos modos,incluso desconociendo «la fórmula» para que esa persona se decida a dar el paso,si mi empatía es posible gracias a la experiencia (que me permite no sólomponerme en su lugar,sino saber cómo piensa con su mente enferma al yo haber pensado de la misma manera) y el ejemplo. El ejemplo que más atención provoca siempre es el de alguien que haya pasado por lo mismo.

Lo que sí tengo claro es lo que no hay que hacer:escuchar al vecino,al amigo,al familiar lejano que siempre lo sabe todo,al listo de turno que se entromete,y un largo repertorio de personas que ven muy fácil los toros desde la barrera.

Insisto en que es un  tema muy complejo y probablemente el más difícil de todo el proceso. Por esa misma razón,los pasos deben ser cautelosos,medidos y planificados.

¿Qué a veces no queda más remedio y el mejor paso es mandarlo a tomar por ahí…? ¡No lo dudo! Es más,si sucede no será el primero ni el último.

 

4 Comments

  1. Filo Segura Valero en Facebook el 25 marzo, 2015 a las 6:30 pm

    Es el primer paso para la recuperación pero seguramente el más difícil, el enfermo cree que no tiene ningún problema de alcohol que cuando el quiera controlará los consumos ,el error más grande es creer eso y hacérselo creer a los familiares ,Leer más ..

  2. Enrique Román Martinez en Facebook el 25 marzo, 2015 a las 7:02 pm

    Buenas tardes, cuantas veces la impotencia formo parte de la vida de mi mujer y mis padres, lo hijos también se daban cuenta de la catástrofe de vida que llevaba.Leer más ..

  3. Ana Maria Segura Valero en Facebook el 25 marzo, 2015 a las 8:26 pm

    Estoy muy orgullosa de la valentía y fuerza de voluntad de mi hermana y curado. Os quiero mucho

  4. Martin Cifre James en Facebook el 26 marzo, 2015 a las 9:02 am

    Como enfermo supongo que el querer ayudar y no saber como debe ser muy frustrante, yo desde luego ya vine por mi propio pie por la cuenta que me traia, los consumos me lanzaban a una direccion u otra:autodestruccion o recuperacion.Leer más ..

Deja un comentario

Debes iniciar sesión para escribir un comentario.