Ilusión

partiendo de la base de que es más que lógico y razonable que un enfermo alcohólico cuando acude a pedir ayuda va con una mochila muy cargada y pesada de problemas, conflictos sin resolver, culpa, remordimiento, frustración, y una larga trayectoria de circunstancias desagradables que el dejar de beber o ponerse en recuperación, no le librará inmediatamente de esa herencia y mucho menos vaciará esa mochila inmediatamente sino que deberá pasar un proceso duro, costoso, de mucho esfuerzo y sacrificio que no todos saben gestionar.

Por eso, la garantía de éxito en la recuperación no se puede medir nunca en la cantidad de problemas a resolver porque a veces son tantos que el propio enfermo ya se dará por vencido casi antes de comenzar.

Se mide por la cantidad de ilusión. Puede que tengas muchos problemas de todo tipo, muchos frentes abiertos, muchas deudas morales, y por supuesto mucho que resolver, pero si antes no le pones ilusión en salir de este infierno reforzando y volviendo a reconstruirte como persona, difícilmente lo conseguirás.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Scroll al inicio