Hacer leña del árbol caído

» Cómo alcohólico, durante mi recuperación «pagaré» mis consecuencias y el mal o daño que haya podido ocasionar a mí y a terceras personas, pero no pienso pagar proyeciones o frustraciones ajenas a mi enfermedad que se quieran atribuirme.»

Existen muchos prejuicios en esta sociedad en los que afortunadamente se está venciendo la lucha contra ellos: Homofobia, racismo, discriminación de género, y otros conceptos aversivos para etiquetar que se han instaurado con tanta fuerza, terminando por convertirse en estereotipos.

Pero contra la drogadicción, y el alcoholismo en general (que es lo que a mí me interesa principalmente) se intenta aparentar una tolerancia que realmente no existe.

No voy a justificar ni intentar atenuar el dolor inmenso en muchas ocasiones que hemos generado por nuestra enfermedad, pero tampoco voy a consentir «pagos extras».

Lucho por la recuperación del alcoholismo, no por la enfermedad. Detrás de cada enfermo hay una persona y, si ésta consigue abrirse paso y poco a poco conseguir salir del infierno que suponer vivir en ella, no voy a consentir que se haga «leña del árbol caído».

Comprendo el odio, rencor, rabia y frustración que haya podido suscitar nuestra actitud y conducta durante los años que consumíamos al tener las conductas mentales alteradas por la propia enfermedad que nos hacía ser de este modo, en muchas ocasiones cruel,ofensivo, déspota, e insultante. Pero cuando alguien (con lo difícil que es) consigue aceptar y decidir emprender el camino de la recuperación rectificando, cambiando, y modificando conductas con mucho esfuerzo, si realmente quieren ayudarles y no sabe muy bien que hacer o donde posicionarse, al menos …no moleste.

Dicho en mi lenguaje tan propio y característico:» Antes de entrar, dejen salir, pero no se queden en medio de la puerta molestando.»

Mi guerra personal es el empondermiento de las personas que nos recuperamos de esta grave enfermedad y su duro y exigente peaje que se nos impone socialmente por nuestra herencia alcohólica. Emponderarse implica el desarrollo de un colectivo (en este caso social) y la recuperación de una confianza para demostrar nuestras capacidades impulsando cambios positivos y aumentar nuestra fortaleza.

Los alcohólicos no necesitamos medallas y aplausos por hacer algo que es lo que debemos hacer.No continuar bebiendo para salvar nuestra vida. Pero tampoco nos favorece ni ayuda que, cuando lo estamos haciendo bien y correctamente, que se nos recuerde e intente herir por nuestra conducta anterior porque eso es mucho más cruel que la propia enfermedad ya que esa actitud se está haciendo consciente y no tiene justificación.

¿Complicado? A buen entendedor …pocas palabras.

2 Comments

  1. Elena Guisado en Facebook el 24 enero, 2016 a las 7:58 am

    Durante muchos años hacemos daño a los que nos quieren por nuestra enfermedad.Este daño,mal ambiente,malas palabras,miradas,contestaciones,nerviosismo,pueden llegar a quedarse de por vida.Leer más ..

  2. Martin Cifre James en Facebook el 24 enero, 2016 a las 5:41 pm

    Esta claro que el enfermo por sus conductas erróneas ha cometido muchas equivocaciones, muchas personas no nos perdonan nuestro pasado, y si no lo hacen están en su derecho, otra cosa es que continuamente se esté prejuzgando sin otorgar el más mLeer más ..

Deja un comentario

Debes iniciar sesión para escribir un comentario.