Generosidad alcohólica

«Desconfía de todos aquellos que sin razón alguna te aman mucho recién te han conocido» Lord Chesterfield

 

La generosidad alcohólica no es verdadera generosidad. Es un patrón de conducta para complacer,condescender y agradar a los demás con un propósito totalmente egoísta en ese afán de querernos sentirnos mejor o justificarnos constantemente.

Emocionalmente tenemos tantas carencias e inseguridades que para buscar la aprobación ajena necesitamos «comprarla».

El alcohólico en «el escenario» (fuera de casa,donde debe representar su papel)  aparenta ser espléndido,generoso,solidario con y para todos. Se desvive invitando,quedando bien,diciendo a todo que sí,e intentando ayudar. En realidad sólo es una máscara de las múltiples de la personalidad alcohólica.

Todo lo hacemos premeditado y con una intención.Siempre esperamos un beneficio a cambio,un beneficio que normalmente suele ser poder beber y «contar con el apoyo» de los demás.

Somos capaces de invitar a un bar entero para demostrar o agradar y al día siguiente no tener nada ni para comer.

Necesitamos sentirnos bien con nosotros mismos,necesitamos los aplausos,los cómplices,las sonrisas forzadas,los abrazos y muestras de cariño indiferentes e interesadas. No tenemos capacidad para distinguir lo real de lo falso porque no nos interesa. Lo real no nos da de beber,no nos sigue el rollo,no nos ríe las gracias,…Lo falso,sí.

La botella no es una simple compañera de trayectoria,es la dominante y quien decide todas nuestras acciones. Los alcohólicos anteponemos a ésta ante cualquier cosa,aunque para ello tengamos que hacer reír a una multitud y simultáneamente arruinar a nuestra familia.

Eso,… eso es la cruda realidad del alcohol,no las cuatro juergas y risas.

Deja un comentario

Debes iniciar sesión para escribir un comentario.