Excusas que ya no convencen

Cuando el repertorio se acaba, se repite, o ya siempre es el mismo … la enfermedad es un hecho, no una suposición.

Ya no importa la cantidad que consumes ni con que frecuencia lo hagas porque tu actitud permanentemente mentirosa y manipuladora delatan una conducta más que alcohólica.

Vivir por y para el consumo es pura y dura enfermedad. ya te puedes despojar de los disfraces de bebedor social, de estoy pasando una mala etapa, o de tengo algunos problemillas de alcohol, y comenzar a plantearte cambiar el discurso por el de «¡Estoy enfermo, necesito ayuda!

¿Qué quieres continuar autoconvenciendo y autoengañándote de que no estás enfermo, qué no lo quieres reconocer ni aceptar, qué quieres seguir «intentando» controlar o aprender a beber…? Lo único que conseguirás es empeorar y agravar la situación.

Cuando tu vida se mantiene mediante la excusa continua, …tu vida está muy jodida.

Puede que el alcohol nos haga muy «creativos» para desarrollar un sentido de la manipulación asombrosa, pero hasta el alcohólico más ingenioso, acaba por acabar los recursos, los argumentos, … y las excusas.

Te puedes mantener un tiempo en la mentira pero no vivir en ella. Cuando las excusas ya no convencen a nadie …¡Corre a pedir ayuda antes de que el alcohol, te destruya

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Scroll al inicio