Evolucionar

“La reflexión calmada y tranquila desenreda todos los nudos” Harold Macmillan

Pretendemos una cambio radical pero el éxito de una recuperación está en que éste sea gradual.

No podemos “apostar” por el todo o nada. Las cosas no cambian de un día para otro,y mucho menos radicalmente porque tomemos una decisión.

Hablando del concepto “decisión” aquí podemos aludir a la acción radical y firme,pero si lo hacemos del proceso,este debe ser desarrollándose en etapas sucesivas y continuas.

Cuando queremos dejar de beber porque creemos que estamos o ya hemos enfermado,la misma recuperación nos conducirá a multitud de cambios (de personas,ambientes,situaciones,riesgos,relaciones,…) pero siguiendo un proceso de crecimiento y comprensión.

Hacerlo “de golpe” o radicalmente lo único que puede conseguir es que no lo asimilemos o no sepamos manejarnos en él.

Por supuesto que como alcohólico rehabilitado soy un gran defensor de que la palabra “cambio” es sinónimo de evolución positiva y recuperación. Pero también soy consciente y tengo la experiencia que la inmediatez y el afán de conseguirlo con prisas y a toda costa nos puede llevar a tomar decisiones erróneas y equivocadas.

Comprendo que cuando uno deja este infierno del alcohol quiere hacerlo lo más rápido posible,pero la máxima de “Vísteme despacio que tengo prisa” es necesaria.

Mejor un cambio gradual y certero que un cambio radical pasajero.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Scroll al inicio