¿Estoy contento porque no bebo o estoy triste porque no puedo beber?

«La victoria completa se produce cuando el ejercito no lucha,la ciudad no es asediada,la destrucción no se prolonga durante mucho tiempo,y en cada caso el enemigo es vencido por el empleo de la estrategia.

Tzun-Tzu (El Arte de la Guerra)

 

¡Esa es la clave de la recuperación!

No estoy planteando dilemas moras o cuestiones existenciales. No me estoy refiriendo a optimismo,y especialmente con lo de la botella medio llena o medio vacía (por supuesto,valga la metáfora,los alcohólicos debemos verla siempre más que vacía), sino a la verdadera realidad de toda esta historia: ¿Queremos o no queremos dejar de beber?

En base a esa reflexión y decisión exclusivamente personal de cada uno,se puede empezar a trabajar o no.

Todo lo que no sea una decisión firme siempre será un combate perdido. La duda,en una recuperación alcohólica,deshabituación o rehabilitación,aunque sea frecuente durante el proceso,es mala consejera. El alcohol golpea y golpea hasta noquearnos, Si conseguimos ponernos en pie incluso tambaleando o temblándonos las piernas,todavía estamos a tiempo de arrojar la toalla y parar el combate.

El pulso nunca debe ser contra el alcohol,sino contra uno mismo..

Estar triste porque no se puede beber es garantía de abatimiento durante el proceso.

Por el contrario,estar contento porque no bebemos,es un refuerzo y una sensación de bienestar con uno mismo que cada vez se hace más potente.[youtube]http://youtu.be/J-t2ouOLYYw[/youtube]

1 Comment

  1. Tomeu Son Manera el 8 febrero, 2015 a las 10:27 am

    Pues me viene muy bien el comentario de hoy. Y es que personalmente sigo con buen ánimo y buen humor, y eso hace que a veces me pregunte si es una actitud frívola o despreocupada, pero no creo que sea así. Opto por disfrutar de ésta etapa. Quizá tengo la ventaja de que, al margen del alcohol, he trabajado bastante conmigo mismo durante años. No quiero decir con eso que sea especial, pero hay cosas (situaciones o sentimientos) que no me resultan nuevos. También tengo que decir que influye el que me falta una semana para las vacaciones. Seguro que después de éstas se me hace un poco cuesta arriba.
    Algunos momentos hay en los que, sin quererlo, pienso en beber. Pero se van pronto.
    Salud para todos.

Deja un comentario

Debes iniciar sesión para escribir un comentario.