Esta partida, … la jugamos todos

¿Exagerado? ¿Dramático? ¿Apocalíptico? … ¿ Por decir la dura y cruda realidad de esta enfermedad? ¡No, realista! Así me considero cuando cada día me esfuerzo en concienciar de que el alcohol no es cosa de unos pocos o de algunos colectivos marginales.

Esta mañana me despierto con titulares de prensa que para la mayoría de personas son descabellados (Bombero detenido ebrio, taxista juzgado por ir ebrio y drogado enfrentándose a la policía, etc) y para mí, son habituales.

Yo no vivo de leyendas urbanas ni tengo ninguna necesidad de magnificar o inventar ninguna situación porque lo vivo cada día con discreción y confidencialidad, pero la realidad supera la ficción y veo o he visto todo tipo de colectivos.

Que conste que mi política o método de trabajar nunca es haciendo leña del árbol caído ni aprovecharme de este tipo de sucesos para transmitir un mensaje de concienciación. Soy consciente y sé perfectamente que el alcohol está en todos los colectivos por muy inimaginable o sorprendente que nos pueda resultar. De hecho, mi respeto hacia esas personas ( si son enfermas)por mencionarlas porque no pienso juzgarlas ni «condenarlas» por hacer algo que yo, hasta sólo hace unos años hice casi toda mi vida; consumir.

Pero como he dicho en el titular, en esta partida … jugamos todos. Aquí no hay participantes y espectadores, sino que cualquiera, indistintivamente se su condición social, cargo, profesión, género, edad, etc. puede tener serios problemas de alcohol o haber enfermado.

No se trata de acusar a nadie en particular ni de señalar con el dedo a ningún colectivo, pero hay que aprender a mirar a los enfermos con humildad como a personas. Es cierto que sus conductas pueden ser molestas, ofensivas, agresivas, e incluso peligrosas especialmente por su profesión. No es lo mismo el riesgo que ocasiona un conductor de autocar que transporta centenares de pasajeros a diario que una señora de edad que vive sola y está enferma, aunque nadie está exento de indirecta o colateralmente de provocar una tragedia por culpa del consumo. Por ejemplo, el conductor tiene más riesgo si ha bebido, pero cuando se comprende la enfermedad y se observa y analiza objetivamente desde todas las perspectivas, esa pobre señora de edad que no tiene a nadie a su cargo ni bajo su responsabilidad, siendo enferma alcohólica va un día y se deja la sartén encendida y prende fuego a una finca con cientos de vecinos.

El alcohol consumido con moderación, prudencia y responsabilidad no tiene por qué hacer daño, pero sí el exceso, abuso, el consumo prolongado, o la forma de beber de riesgo. Por lo tanto, mi deber moral es alertar de las posibles consecuencias,no de crear ninguna cruzada contra el consumo.

¿Por qué? Porque soy alcohólico y sé bien lo que hizo en mi persona, como me destruyó, me hundió, y las veces que me hizo rozar la tragedia.

Por lo tanto, no juzguemos, no estereotipemos, no minimicemos y restemos importancia, y tomemos, aunque sólo sea cada día un poquito más, conciencia de esa «partida» que antes mencionaba.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Scroll al inicio