«Es muy buena persona,pero cuando bebe…»

 

¡Qué lástima que tengan que decir eso de nosotros!

¡Qué triste! Es patético llegar a este extremo por algo que empezó,muy probablemente,como algo social y por diversión.

Esta frase me conmueve. Lo hace porque yo sé que muchas veces es cierta. Que hay personas fantásticas y maravillosas que por consumir alcohol y enfermar o no saber,en su defecto,tener la capacidad de controlar su límite de consumo,tengan que transformarse en insoportables,indeseables,y muchas veces…en temibles.

El alcohol según en que dosis y cómo se tome (cantidades,frecuencias,períodos intensivos o de atracón de consumos,etc),cuando transforma alterando la percepción y las conductas mentales,… ¡Muy mal síntoma!

Poco a poco ya no se podrá defender lo indefensible,excusar lo inexcusable,o justificar lo injustificable.

Pretendo decir muy claro y directo con esto,que por muy buenas personas que fuéramos antes de enfermar o seguimos siendo cuando la intoxicación no nos afecta tanto,de nada sirve si en breve tiempo volveremos a ese estado en que los que nos quieren,nos temen y se angustian.

¿Por qué siempre hay que luchar por la recuperación y nunca perder la esperanza? Precisamente por eso mismo:Para recuperar a la persona que se esconde detrás de cada enfermo.

Aunque escribo y reflexiono resaltando las patéticas,esperpénticas,y surrealistas conductas y patrones de comportamiento de los enfermos alcohólicos dando la impresión de que la negatividad y el pesimismo se apodera en muchas ocasiones en el mensaje que trasmito,lo cierto es que pretendo todo lo contrario:motivar pero sin endulzar.

¿Pero hay motivos para ser optimistas o tener esperanzas? ¡Por supuesto,los hay pero no siempre todo sale como los demás desean!

Cada día en este planeta,en cualquier lugar del mundo,enferma gente por el consumo de alcohol,pero también se recupera.

Lo importante del mensaje es llegar a su destinatario,que el canal sea útil y la información clara y concisa. Evidentemente,a los que ya han decidido recuperarse o pedir ayuda realmente de poco o nada hay que advertirles. El problema está en los que por muy buena comunicación,mucho amor,mucha ayuda,…no hay manera de que reconozcan o acepten lo que les sucede.

Creo firmemente en la recuperación y en que siempre es posible,pero en lo que no creo es en el mimimizar,suavizar,menospreciar, o infravalorar la enfermedad del alcoholismo camuflando o disfrazándola de «normal».

Si en realidad es cierto que es muy buena persona y se transforma cuando bebe…más fácil y más ilusión hay que tener para que se ponga en tratamiento,porque cuando empiece a recuperarse …sin duda,esa buena persona,volverá a asomarse.[youtube]https://youtu.be/s38wb4XuX74[/youtube]

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Scroll al inicio