Empezar mil cosas,terminar ninguna

 

«Conócete,acéptate,supérate» San Agustín

 

Para poder recuperarnos de esta enfermedad,primero hay que aceptarse y conocerse como alcohólicos. Debemos tener presente que nuestra forma de ir por la vida,empapados de alcohol,nunca ha sido la correcta.

Precisamente por eso,nuestra actitud debe cambiar radicalmente y empezar a trabajar esos pequeños detalles que en conjunto,al final construyen una nueva vida:paciencia,perseverancia,madurez,equilibrio,prudencia,etc.

Los alcohólicos somos inestables por enfermedad. las virtudes que podamos tener innatas,han quedado sumergidas probablemente en cualquier botella.

No tenemos nada de nada. No tenemos constancia ( empezamos las cosas y no las terminamos),no tenemos perseverancia y tenacidad (a las primeras de cambio,ya nos cansamos), no tenemos estabilidad (hemos vivido en un submundo y desorden total), no tenemos serenidad ni prudencia (nuestra forma de resolver las situaciones ha sido a impulsos),no tenemos regularidad (siempre funcionamos a acelerones o frenazos), prácticamente no tenemos nada.

De ahí que antes de reconstruir nuestra vida,sepamos en cuantos y tantos puntos flaqueamos,porque el saber y reconocerlo es lo que realmente nos puede ayudar a salir de ese infierno que nos parece eterno.

Y,lo primero en lo que debemos aplicar estos cambios de actitud es en nuestra propia recuperación,porque de ella depende el futuro de las demás cosas que nos van a suceder.

Para empezar,si comenzamos con un proceso de deshabituación y rehabilitación alcohólica, …. ¡Terminemosla! Ese ya es un paso de que no funcionamos con el chip alcohólico.[youtube]http://youtu.be/rCDZzf4ragg[/youtube]

Deja un comentario

Debes iniciar sesión para escribir un comentario.