El Terapeuta

No me considero un terapeuta ni un gurú o un iluminado que tiene las fórmulas para dar soluciones donde no las hay, sino más bien un “limpiador de espejos ajenos”: Límpiale el espejo al enfermo para que cuando se refleje en el no vea lo que él pretende, sino la realidad que hay. Tal vez así, cuando deje de ver su reflejo distorsionado o magnificado por la prepotencia que le ha proporcionado el alcohol, comience a mirarse de una forma más humilde y honesta. Si eso sucede … es el momento de intervenir.

No, yo nunca he dicho ni pensado eso. Me mantengo y ratifico en que es imposible ayudar a una persona que no reconoce su enfermedad, por eso baso todo mi programa y metodología en hacer comprender a los enfermos que no se creen tales, que por sus conductas y consecuencias sí lo son realmente.

A veces lo más evidente y sencillo es lo que hace realmente complicada esta enfermedad,el alcoholismo.

Los que la conocen y entienden un poco saben de sobra esta premisa: Que si el enfermo no quiere, ya puedes hablarle, aconsejarle, derivarle, ayudarle, ….que será como hablar con una pared.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Scroll al inicio