El peligro de no ver peligro

«Quien ama el peligro,perecerá en él» Eclesiástico 3,27

 

El alcohol no da miedo,no asusta. Ni siquiera los más jóvenes le temen.

Es tanto su arraigo social disfrazado de cultural,tradicional y » de siempre»,que incluso se considera no normal no probarlo o consumirlo en la adolescencia.

Es legal,está permitido,es accesible económicamente y bien distribuido por cualquier rincón. Es aceptado socialmente el consumo,incluso considerando el abuso en alguna ocasión como parte del guión de la vida.

Las verdaderas consecuencias,las indirectas,y los efectos colaterales se ocultan bajo la presión de las grandes industrias y los expertos de hace unas décadas (que por sus estudios me da la impresión que fueron «comprados»,porque sino no se entiende) se atrevieron a ponerle una etiqueta dentro de las drogas,tímidamente llamándole «Droga blanda».

Hasta hace unos años no se ha considerado el alcoholismo (No el beber alcohol,sino de consecuencias demostrables físicas,psíquicas y sociales provocadas por un consumo abusivo,dependiente,incontrolado o de un mal uso de el) como una enfermedad por la propia O.M.S. (Organización Mundial de la Salud).

Siempre defenderé que no estoy en contra del consumo ni soy partidario de una liga anti-alcohol o una especie de ley seca. Creo en los derechos del ser humano,y entre ellos el de la libertad a elegir. Pero sí estoy en contra de que se tapen o camuflen los verdaderos peligros que puede ocasionar un mal uso del consumo,un consumo prolongado o en exceso.

Al alcohol no hay que tenerle miedo. El miedo se debe tener a la finalidad de por la qué se quiere consumir.

Si ésta es un riesgo con muchas probabilidades de acabar en enfermedad,hay que intervenir y abordar el problema antes de que eso suceda.

Está muy bien la palabra «prevención». Es bonita y se vende muy bien. Pero detrás de la prevención o en ella,se debe incluir la sensibilización,concienciación,y por supuesto,…información.

Cuando hay riesgo hay peligro,y cuando hay peligro …hay que saberlo,porque sino podemos tener el peligro de no ver el peligro.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Scroll al inicio