El compromiso, es consigo mismo.

Nadie que comienza una recuperación alcohólica ( no un impulso de dejar de beber por miedo,condicionamiento, o coacción) puede tener claro desde el inicio que está convencido y seguro de que «esta vez será la buena «.

En primer lugar porque somos enfermos y la necesidad de consumir (física o psíquica) supera al deseo de no querer hacerlo.

Por otra parte,nuestro inicial impulso es el de «demostrar «que somos capaces de conseguirlo y ese es uno de los errores más propios de los alcohólicos que nos conduce al fracaso: ¡Nombre hay que demostrar, convencer, ni aparentar a nadie. Simplemente hay que ponerse bien!

La abstinencia y desintoxicación nos harán ver las cosas desde otra perspectiva pero ésta puede resultar fugaz y pasajera si no se hace un seguimiento desde la reflexión en introspección para mantenerse en ella eternamente.

Por eso, sin prisa pero sin pausa, hay que trabajar mucho mentalmente para fortalecer esas ganas de ponerse bien y romper las cadenas que nos esclavizan a la botella.

¿El compromiso con uno mismo? Haciendo las cosas bien y dejándose ayudar … aparece.

Haciendo alusión al Domingo de resurrección,ojalá muchos puedan resurgir del maldito infierno del alcohol y recuperarse.

1 Comment

  1. Martin James en Facebook el 27 marzo, 2016 a las 5:31 am

    Este Domingo tan señalado quizas haga resurgir de las cenizas a algunos enfermos que han vuelto a a caer, la religion es un medio muy correcto de tener esperanza e ilusion en la vida, de dar gracias por estar vivos y haber tomado la decision corLeer más ..

Deja un comentario

Debes iniciar sesión para escribir un comentario.