El compromiso, es consigo mismo

Nadie que comienza una recuperación alcohólica ( no un impulso de dejar de beber por miedo,condicionamiento, o coacción) puede tener claro desde el inicio que está convencido y seguro de que «esta vez será la buena «.

En primer lugar porque somos enfermos y la necesidad de consumir (física o psíquica) supera al deseo de no querer hacerlo.

Por otra parte,nuestro inicial impulso es el de «demostrar «que somos capaces de conseguirlo y ese es uno de los errores más propios de los alcohólicos que nos conduce al fracaso: ¡Nombre hay que demostrar, convencer, ni aparentar a nadie. Simplemente hay que ponerse bien!

La abstinencia y desintoxicación nos harán ver las cosas desde otra perspectiva pero ésta puede resultar fugaz y pasajera si no se hace un seguimiento desde la reflexión en introspección para mantenerse en ella eternamente.

Por eso, sin prisa pero sin pausa, hay que trabajar mucho mentalmente para fortalecer esas ganas de ponerse bien y romper las cadenas que nos esclavizan a la botella.

¿El compromiso con uno mismo? Haciendo las cosas bien y dejándose ayudar … aparece.

Haciendo alusión al Domingo de resurrección,ojalá muchos puedan resurgir del maldito infierno del alcohol y recuperarse.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Scroll al inicio