El «Autoetiquetismo»

¿Bebedor social?,¿Bebedor esporádico?, ¿Bebedor ocasional?, ¿Bebedor sólo de fines de semana?, ¿Bebedor de cervezas, nunca licores?, …

¿Por qué nos ponemos tantas etiquetas para huir de la denominación real?

Cada uno sabrá cómo y cuánto consume y las consecuencias que padece por ello, pero que al menos no intente justificarlo con una «etiqueta» como excusa para no afrontar la verdad.

No tiene nada que ver una persona que bebe alcohol sin consecuencias físicas o psicosociales con un enfermo alcohólico. No debemos confundir más a la población si queremos concienciar.

Estamos en lo de siempre: No todo el que bebe será alcohólico pero si todo alcohólico necesariamente tendrá que ser bebedor.

¡Basta ya de etiquetas y menos de autodiagnósticos que son exclusiva del duro trabajo de profesionales cualificados y nunca de uno mismo!

Esta moda de autoequitarse y concluir uno mismo lo que tiene (sólo falta que llegue a estas conclusiones por escuchar a cuatro mamarrachos de debate rosa televisivo)   está obstaculizando que muchas personas empeoren y con ellos su entorno por no seguir el tratamiento adecuado.

¿Queréis tomar conciencia? Muy fácil: el alcohólico es un enfermo y como tal necesita ayudas, cuidados y tratamiento.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Scroll al inicio