Dos más dos no son cuatro

«La lógica es buena para razonar,pero mala para convivir» Remy de Gourmont

 

Si algo no funciona con lógica,eso es el alcoholismo. Todos los pronósticos,las evidencias demostrables,los métodos y experimentos,cabalas,o estrategias infalibles,acaban por desmoronarse cuando el que consume es enfermo.

La característica más notable de un enfermo alcohólico es lo imprevisible de su conducta y comportamiento. Su mente es impredecible.

La opinión de calle tiene soluciones para todo. Es muy fácil hablar gratis y dar consejos cuando de lo que hablas no te sucede a ti.

He llegado a oír comentarios que no es que rocen lo cómico,sino que personalmente me descojonan.

«-Doctor,creo que tengo un problema y bebo mucho

– Bueno,entonces lo que debe hacer es beber menos»

Esto no es un chiste,sino una realidad que he vivido personalmente y la sigo escuchando con frecuencia.

Cuando un alcohólico (una persona que ha enfermado por culpa del consumo y sus conductas le crean unas consecuencias arrolladoras en su vida personal y en la de los demás) pide ayuda,no lo hace para aprender a beber,a controlar o a saber beber menos. Lo hace porque si sigue bebiendo …podemos anticiparnos y escribir al relato de su vida un final trágico.

Por otra parte,lo de la «lógica y matemáticas» en el alcoholismo son el verdadero cuento de la lechera. «Voy a intentar beber tales días de la semana. Ahora solo beberé cuando haya una fiesta y un motivo justificado. Si salgo beberé hasta tal límite y luego pararé…» Todas esas cabalas se irán al garete en cuanto al enfermo se le caliente el hocico.

No pretendamos solucionar una enfermedad tan compleja con una fórmula matemática. Las predicciones,cálculos,métodos,y análisis, …para todo menos para el alcoholismo. Menos lógica y más calidez y humanidad.

Deja un comentario

Debes iniciar sesión para escribir un comentario.