Diferentes versiones del aislamiento por alcohol

 

 

Del «me han dejado solo y nadie me ayuda» al «no le soportamos más y preferimos no verlo» simplemente hay copas,tozudez,y muy probablemente enfermedad..

Al alcohólico no se nos deja tirado ni abandonado,nosotros mismos creamos esta situación;el aislamiento.

Los alcohólicos nos encontramos a gusto en la compasión y el victimismo. Nos encanta dramatizar y magnificar las situaciones. Nuestra versión se resume siempre en una misma cosa.La culpa la tienen los demás.

La otra versión,la más real, es que cuando un enfermo llega a ese estado de aislamiento social es porque lo ha provocado y ha llegado un punto en que la cosa se ha vuelto insostenible y ya nadie soporta cada vez que se junta con nosotros,acabar con conflictos,discusión o tensiones.

¿Por qué buscamos ese aislamiento? Porque así podemos beber sin ser constantemente recriminados o reprochados. Mientras nuestro consumo «aparenta» ser social,no tenemos necesidad de tomar precauciones. Pero,cuando ya empiezan a «calarnos» y observar que no bebemos de una forma normal o sensata,y eso se repite constantemente,la familia y entorno de personas que nos quieren empieza a hacernoslo ver y significar. Por supuesto eso no nos gusta. ¿Solución? Apartarse y poco a poco ir haciendo compinches de correrías:buscar gente que bebe como nosotros con la cual no nos sentimos ni tan incómodos ni tan enfermos.

Con los años,el alcohol va dejando a muchos amigos y familiares en el olvido. A medida que enfermamos más queremos ocultarlo y eso se traduce en desaparecer lo máximo posible del entorno habitual y que nos corresponde.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Scroll al inicio