Detrás del alcoholismo no es que se escondan alguna mentiras, sino casi toda la verdades.

«Mi hijo no hace estas cosas, mi marido no bebe tanto como sus compinches, ¡Mi madre que va a beber tanto con la edad que tiene!, Sé que bebe pero no es para exagerar, bebe como casi todo el mundo de su edad, …»

Este tipo de comentarios tan frecuentes por partes del familiar de justificar al enfermo no son para excusarles o defenderles, sino muchas veces por ignorancia o desconocimiento.

Los alcohólicos no es que mintamos, es que vivimos en la mentira propia. Es nuestro mejor mecanismo de defensa. Necesitamos mentir para poder subsistir en la enfermedad.

No se trata de simples mentiras piadosas ni bien intencionadas como algunos intentan creerse, se trata de no hacerlo para no descubrirnos porque hacerlo, sería reconocer la enfermedad.

Por ejemplo, a mí cuando me preguntaban cuánto bebía, decía una décima parte de la realidad. ¡Sí, una décima, no la media ni un cuarto!. Lo mismo sucedía con las frecuencias: ¿Cómo iba a delatarme diciendo que bebía a todas horas y todos los días?

El que esté pensando ahora mismo: Bueno, lo que dice Mica no es el caso de lo que le pasa a mi familiar. Yo le contestaré que tampoco fue siempre mi caso. todos los alcohólicos tenemos un proceso progresivo de enfermar y las cantidades, las frecuencias, etc van en aumento a medida que tenemos más necesidad de consumo. De todas maneras, hasta cuando empecé a consumir y todavía no había enfermado con una fuerte dependencia, tolerancia, e incapacidad de controlar los consumos, ya mentía para poder beber sin ser descubierto en la manera en que lo hacía.

La mentira es nuestro A.D.N.  Necesitamos mentir, poner excusas, omitir verdades, despistar y liar a través de la apariencia, engañar a todos, incluso hasta los que más confían en nosotros.

Es duro, pero real.

La mentira empieza como un juego para evitar preocupar a los demás y acaba creciendo de tal manera en que uno, ya no sabe si miente o no de la cantidad de mentiras que necesita decir al día.

Deja un comentario

Debes iniciar sesión para escribir un comentario.