Deshumanización

Tiempos de cambio, de política, de ideologías, pensamientos, corrientes, de «yo harías», de todo … menos de humanidad.

Me repugna observar que entre el ránking y top ten (lo siento, pero hoy en día todas las palabras nos las están metiendo dobladas en inglés para que podamos entenderlas) de problemas que preocupan a la sociedad en los cuales  hay muchas antes que las verdaderamente básicas y prioritarias a mi parecer como son el consumo de sustancias psicotrópicas (especialmente el alcohol, que se lleva la palma al ser legal, social, tradicional, permisivo, y cultural) que nos están deshumanizando y convirtiendo a muchas buenas personas en despojos, marginados y excluidos.

No es que no considere que el paro, la corrupción, la violencia de género, la intolerancia, la política y otras muchas más preocupaciones de la sociedad no sean muy importantes a la hora de construir un país, una nación, o un mundo diferente. Pero aunque eso sea lo más relevante, no debemos olvidar construir unos cimientos y una base porque toda esta problemática se fundamenta sobre personas. y, si esas personas van colocadas, perdidas, desilusionadas o desencantadas o han enfermado de alcohol u otro tipo de drogas, por muy bien que quieran hacerlo …saldrá mal.

Soy alcohólico, drogadicto, y enfermo mental. Soy todo eso, pero ante todo soy persona. Así millones de seres humanos que pululamos por este planeta desorientados y con la percepción de la realidad distorsionada. No por ello justificaré nunca ningún acto ni consecuencia de nuestros comportamientos por esta condición de enfermos, pero lo que tampoco haré es deshumanizar a las personas y a las enfermedades provocadas por el mal uso o abuso de sustancias que les ha provocado una necesidad imperiosa de consumir hasta enfermar.

Esta muy bien compartir ideas conjuntas sociales, adaptarnos y encajar con el ambiente, convertirnos cada día en seres más tolerantes y coherentes, pero … comencemos por la individualidad y lo interno de cada uno de nosotros para que aportemos ese granito de arena que hará la montaña. Para ello, es necesario que nos sintamos ilusionados, con fuerza, y con muchas ganas de vivir sin tener que refugiarnos en nada para afrontar y enfrentarnos a esos cambios que tanto predican por ahí.

Evidentemente, sin principios, valores, humanidad, y … plena sobriedad y serenidad, se nos presenta tarea ardua.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Scroll al inicio