¡Debemos remar todos en la misma dirección!

Se habla mucho de sinergias, colaboraciones, altruismo, solidaridad y ayuda hacia colectivos de personas con enfermedades complejas que tienen muchas dificultades para salir de ellas porque sin ayuda les es imposible, como es el caso del alcoholismo.

Estoy completamente de acuerdo en que como más ayuda, más posibilidad de éxito y resultados positivos se obtendrán, pero siempre que se cumpla un denominador común: Que aquí los «importantes» deben ser ellos y sus familiares que, no solo padecen las consecuencias físicas a las que estamos habituados a visualizar, sino también a las psicológicas y sociales que pasan más inadvertidas o son más invisibles ya que se camuflan entre patologías similares por el hecho de considerar al alcohol como legal, social, tradicional, y cultural.

Es muy difícil ayudar a un enfermo alcohólico si los que deben intervenir en el proceso no se ponen de acuerdo o cada uno barre hacia su casa con afán de protagonismo o con competitividad para demostrar que su técnica, su método, o su manera de redirigir y componer ese «puzzle roto», son las mejores.

¿De quién hablo? ¿A quién me refiero?… ¡De todos los que por su profesión o experiencia pueden ser muy válidos a la hora de prestar ayuda para la comprensión de la enfermedad!

La unión y comunión de diversas disciplinas puede crear una motivación extra y recuperar a personas irrecuperables.

Hablo de médicos, psiquiatras, psicólogos, educadores sociales, alcohólicos rehabilitados que aporten su experiencia y vivencia, responsables de instituciones sociales, orientadores, profesores, familiares, y amigos.

Es evidente que cada uno tiene su especialidad y competencia y nadie debe jugar a ser lo que no es, pero eso no significa que otras partes implicadas en el proceso de recuperación, no tengan la misma importancia o más aunque su cometido apenas sea vistoso o aparente.

La cuestión es que sea de la manera que fuere, que cuando se haga … sea en colaboración y con el mismo objetivo, independientemente de quién se lleva el mérito o las medallas.

En la recuperación de un alcohólico intervienen muchas partes y todas deben ir en el mismo sentido evitando contradicciones, discusiones, o malos rollos que lo único que pueden conseguir es confundir y desmotivar al alcohólico en su proceso de reinvención.

Por lo tanto, rememos todos juntos con mucha fuerza y en la misma dirección porque lo que de verdad importa e interesa es salir de esa tormenta en un océano inmenso en el que el enfermo lleva  a la deriva muchos años y necesita que le ayudemos a llegar a buen puerto.

2 Comments

  1. Enrique Román Martinez en Facebook el 26 abril, 2016 a las 6:17 am

    Buenos días, la embarcación sólo se moverá hacia adelante si todas las personas implicadas cogen el remo y reman en la misma dirección.Leer más ..

  2. Martin Cifre James en Facebook el 27 abril, 2016 a las 10:32 am

    Hay que remar todos en la dirección adecuada que es de recuperar la vida, mal que haya profesionales que no se ponen de acuerdo en como seguir la estrategia más adecuada para prevenir y ayudar a personas que han enfermado; las charlas a los niñoLeer más ..

Deja un comentario

Debes iniciar sesión para escribir un comentario.