De verdad el alcoholismo¿Siempre está en casa ajena?

Nos camuflamos de bebedores sociales, de personas extravagantes y divertidas, con un saber vivir intensamente y con una apariencia externa de triunfadores, que todo nos va bien, presumimos de despreocupados y nos permitimos el lujo de con mucha prepotencia y arrogancia, ser socarrones y reírnos de todo y todos”.

No podemos seguir con esta prepotencia y soberbia de pensar que los alcohólicos, drogadictos y resto de colectivos que acaban en la total destrucción, exclusión o marginación, siempre son “los otros” o los “hijos de los otros”. La sombra del alcohol es muy alargada: siempre planea y acecha a cualquiera de nosotros o nuestra familia.

A pesar de la información de la que disponemos sobre las consecuencias, de ver cómo en nuestras propias familias algún miembro se ha autodestruido o ha arrasado con todo por culpa del consumo, de saber que es una de las drogas más potentes, más extendidas y permisivas y que va para largo  por no decir siglos su permisividad y legalidad aun de mostrando con creces, no con estadísticas sino con hechos contrastables, que es unos de los principales causantes de muerte o trastornos directa e indirectamente en el mundo… a pesar de todo ello, vamos in crescendo.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Scroll al inicio