De perdidos, al río.

 

«La imprudencia suele preceder a la calamidad» Apiano

 

No creo que exista un vulgarismo más apropiado para definir mi carrera alcohólica plagada de payasadas,comportamientos y comentarios inapropiados.

Esa irresponsabilidad,falta de madurez,pasotismo,imprudencia e informalidad que me caracterizó tantos y tantos años de consumo.

Todo empezaba siempre con: «De perdidos,al río» (cuando ya empezamos una acción y hay que procurar terminarla,a pesar de que sabemos que sus consecuencias no resulten favorables). Me tomaba dos o tres copas para relajarme y acababa por beber docenas. El efecto inicial del alcohol hacía que me desinhibiese y perdiera el miedo,la vergüenza, y el sentido del ridículo. Una vez en ese estado,todo me daba igual. Por ese motivo,cuando empezaba con una copa,ésta activaba la bomba de relojería que llevaba dentro.

Creía que me justificaba,cuando lo único que conseguía era engañarme.

Me aferré a esa expresión para sentirme bien conmigo mismo.La soltaba con facilidad y frivolidad,pero lo más peligroso, …es que me la creía.

Por supuesto que cuando observo todas estas conductas y comportamientos propias del alcoholismo, mi perspectiva desde la serenidad y sobriedad es totalmente contraria.

Si tuviera que definir con una expresión el cambio y giro de pensamiento que siento hoy,sería: «De perdidos …se va al fango,no al río. Y,cuando esté perdido,inmediatamente debo regresar y buscar el camino adecuado»

[youtube]http://youtu.be/QwOU3bnuU0k[/youtube]

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Scroll al inicio