¿De apellido? Problema

Vivir en el mundo del alcohol es vivir en el mundo de los problemas y conflictos.

No son los problemas que siempre nos acompañan a nosotros, somos nosotros que siempre les acompañamos a ellos.

Hoy en día a todo le llamamos problema. Cualquier obstáculo, cualquier insignificancia o pequeña adversidad, cuando estamos intoxicados la dramatizamos y magnificamos. Hacemos siempre de un grano de arena una montaña.

Mientras sigamos sometidos al consumo, siempre nos pasará «más de lo mismo».

Nunca he dicho que por dejar de beber vayan a desaparecer los problemas, pero lo que si defiendo es que al estar serenos y sobrios, la forma y especialmente la actitud de enfrentarse a ellos y afrontarlos, hace que cada vez tengamos menos o podamos tener más soluciones.

Las adversidades cotidianas no son patrimonio exclusivo de los alcohólicos o los drogadictos. En un mundo tan caótico, tener problemas está a la orden del día hasta para aquellas personas que no lo buscan.

Sí, como he dicho en el titular, cuando consumía mi apellido era problema.

Recupérate y estos se verán de otra manera o no habrá tantos como imaginabas cuando bebías o estabas bajo los efectos de cualquier sustancia.

No nos hagamos los incomprendidos y la víctima y comencemos por cambiarnos «ese apellido».

¿Problemas? ¡A intentar afrontarlos y resolverlos! Nunca deben ser una excusa para retroalimentar nuestra enfermedad.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Scroll al inicio