«¡ Cuándo …!»

 

«Recuerda que no conseguir lo que quieres a veces significa un magnífico golpe de suerte» Dalai Lama

«¡Cuándo las cosas me vayan mejor… Cuándo esté mejor económicamente…Cuándo arregle todo lo que tenga pendiente…Cuándo encuentre una pareja estable… Cuándo … dejaré de beber o no beberé tanto como lo hago!»

El alcoholismo no funciona con lógica. No es una enfermedad que haga concesiones. Uno no puede decir qué cuando solucione o esté de una manera u otra,entonces «lo dejará».

Esta enfermedad supera todas las metáforas cuando hablamos de caída:la de en picado,la del pozo,la de una espiral,…

Una vez que enfermas,todo lo que sea dejar pasar el tiempo,es hacer progresivo el empeoramiento y poner más difícil su tratamiento.

No es una enfermedad en la que uno pueda marcar sus límites,porque estos ya los pone el alcohol. Incluso esa forma de pensar tan característica y propia de los alcohólicos de creer que cuando las cosas vayan mejor será más fácil ponerse en recuperación,no deja de ser una trampa del autoengaño.

Posponer o evitar afrontar la realidad de nuestra enfermedad no es más que una huida a ninguna parte.

Mientras uno no ha enfermado puede todavía hacer alguna negociación,pero cuando ya se ha hecho,no nos podemos permitir el lujo ni de pensarlo.

Si a uno le están destruyendo y consumiendo los problemas por culpa del consumo,que no espere a que la situación mejore para solucionarlo porque lo que va a suceder es todo lo contrario,se irá aumentando.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Scroll al inicio