¿Cómo y cuándo se trama una excusa?

La excusa se prepara con antelación mucho antes de tener que utilizarla.

Los enfermos alcohólicos, de tanto repetir el mismo patrón de conducta y hacer tantas veces lo mismo: Beber, abusar, arrepentirnos y sentirnos mal por ello, llega un momento o una fase de nuestra enfermedad en que ya no salimos de casa (o beber dentro de ella) sin tener una excusa preparada.

A lo largo de nuestra duradera trayectoria alcohólica utilizaremos las más disparatadas y absurdas e inverosímiles que se nos vayan ocurriendo, a medida que agotemos el repertorio.

» Hubo un momento de mi vida en que cuando salía a la calle, desde muy temprano ya sabía lo que iba a suceder: Lo mismo de siempre. Sabía que iba a beber todo lo que pudiera, pero mi intención era controlar.

Me decía a mí mismo: Hoy bebe, pero ves con cuidado a pasarte.

Esa buena intención era real, pero a medida que pasaban las horas y las copas, ya me rendía y debido a la desinhibición, me dejaba llevar.

Muchas veces pensaba durante esta terrible situación: ¡Joder, ya la he vuelto a liar! ¿Ahora qué diré o contaré para explicar o justificar esta situación?

Entonces, mientras me colocaba y ponía hasta las cejas, encontraba tiempo para maquinar una excusa con la que defenderme al día siguiente, cuando me viniera ese bajón terrible y me invadiera esa sensación de remordimiento y sentimiento de culpa.»

¡Es increíble lo terrorífica que resulta esta enfermedad!

Tienes la necesidad de beber sólo para no encontrarte mal. Cuando bebes y te estabilizas, … no te conformas y tu mente, mediante el autoengaño y las trampas, te pide «un poco» más. Continuas bebiendo, a pesar de qué sabes que la cosa no va ir bien, pero lamentablemente, así lo haces. Abusas, pierdes el control y te importa todo una mierda porque otro día más, … te ha vuelto a vencer la botella.

Te sientes frustrado e impotente. No reconoces que ya no tienes el dominio de la situación, y acabas por entrar en un ciclo vital de autodestrucción.

Llegamos a tramar y tejer la excusa, mucho antes de que la situación que debemos justificar suceda. ¿Es posible? ¡Sí, sí es posible y real?

Deja un comentario

Debes iniciar sesión para escribir un comentario.