¿Cuál es el peor enemigo del alcohólico?

El peor enemigo de un alcohólico nunca es la botella, la incitación al consumo, los ambientes, las malas compañías, el entorno, los traumas o posibles causas detonantes de un consumo enfermizo, ni cualquier otra cosa más que él mismo.

«Yo contra yo»

Si bebo, si cedo a la presión, si me canso o me rindo, si no estoy al ciento uno por cien, si no trabajo bien la recuperación, no me dejo aconsejar y ayudar por personas que han vivido lo mismo, no estoy atento, no llevo un orden y organización, una férrea disciplina y una gran perseverancia para evitar que todo esto suceda … acabaré otra vez consumiendo porque en realidad no me habré enfrentado al más terrible de los fantasmas y gigantes de esta enfermedad, yo mismo.

Culpar a los demás, al sistema, o al mundo en general, siempre es una excusa. Todos tenemos problemas, adversidades, y obstáculos en el camino de la vida. Buscar la justificación para volver a beber en ellos es lo más fácil. Si de verdad queremos recuperarnos, debemos prepararnos para luchar contra nosotros mismos y no huir en un océano de perdición embarcados en una botella.

5 Comments

  1. Martin James en Facebook el 14 enero, 2016 a las 8:13 am

    La verdad es que el tema no habia salido mucho y es el mas importante, nosotros mismos.Leer más ..

  2. Maria Gema Sanz Oxinaldi en Facebook el 14 enero, 2016 a las 9:32 am

    El peor enemigo ¡¡¡TU!!!

  3. Ricard Valls en Facebook el 14 enero, 2016 a las 12:54 pm

    Para mi, el peor enemigo es el autoengaño. Frases como, Ya estoy curado, ya puedo controlar, una nada más……cuantas veces nos han pasado por la cabeza?

  4. Obdulia Diez Diez en Facebook el 14 enero, 2016 a las 3:14 pm

    Los médicos tienen que explicar que es una enfermedad crónica de la que se puede salir siempre y cuando el enfermo este bien asesorado .-

  5. Carlos Huine Rosen en Facebook el 14 enero, 2016 a las 7:59 pm

    El peor enemigo de un halcolico es el mismo

Deja un comentario

Debes iniciar sesión para escribir un comentario.