Creerse simpático

 

«Es un gran error creerse más de lo que uno es,o menos de lo que uno vale» Goethe

 

Cuando vamos «pasados» de alcohol no somos más simpáticos ni divertidos. Esa es la sensación que nos da o nosotros creemos pero la verdad es todo lo contrario,somos pesados,plastas,cínicos,ofensivos y socarrones.

Pensamos que decimos las cosas directas,y lo que hacemos es expresarlas insultantes.

Imaginamos que somos muy decididos,pero simplemente estamos disfrazando nuestra inseguridad empapándonos.

Nos creemos divertidos y que hacemos gracia cuando sólo estamos haciendo el payaso e intentamos cubrir una carencia de afecto a través de la aprobación de los demás.

Todo este tipo de falacias y fantasías alcohólicas se van arraigando en nuestra forma de ser de tal modo que llegamos a pensar que son ciertas y estamos totalmente convencidos de ellas.

Hasta que no dejamos el alcohol,no nos damos cuenta de lo absurdos,surrealistas y esperpénticos que resultamos y lo mucho que incomodamos.

Una persona bebida no es gracioso, …es lamentable. No vivamos de los «aplausos de circo» que nos brindan los demás con nuestras estelares actuaciones. ¡Mantengamos la dignidad![youtube]http://youtu.be/EmH4YlNdWAg[/youtube]

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Scroll al inicio