Crecimiento

Tal vez esta es la fase más conductual: necesitamos, si queremos recuperarnos, cambiar los hábitos, costumbres, ambientes, entornos, comportamientos y pensamientos que teníamos cuando consumíamos y ese proceso nos va a llevar tiempo, esfuerzo y mucha perseverancia para reinventarnos.

Despertar cada mañana  sin el remordimiento atizando la conciencia, sin esa angustia y ansiedad por el comportamiento del día anterior, contemplando y sintiendo los pequeños detalles y saboreando los momentos no tiene precio.

En ocasiones, lo malo de la vida nos sirve para sacar provecho de los errores dándonos la oportunidad de ver las cosas desde otra perspectiva. A fin de hacernos mejores personas y experimentar un crecimiento personal. Tal vez nuestras ilusiones y metas no se consigan, a lo mejor no nos convertimos en lo que deseamos, puede que ni siquiera sepamos por dónde empezar cuando renacemos en una vida sin consumo cuando siempre nos hemos refugiado en él, pero al menos lo que sentimos, percibimos, contemplamos y vivimos … es real y nuestro.

¿Es una utopía poder vivir en paz y tranquilidad en esta sociedad sin necesidad de aparentar o refugiarse en sustancias para poder ser tal como somos, con nuestras imperfecciones? la respuesta es no, trabajando duro con disciplina, perseverancia, humildad, humanidad, honestidad, mirandote al espejo y cambiando lo que ves en ti, hay un camino nuevo sin consumo donde el que manejara las riendas de tú vida solo eres tú.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Scroll al inicio