Consecuentes

No tentemos a la suerte porque cuando hay exceso o abuso de alcohol por en medio, no se trata de suerte sino de tiempo.

Podemos salir airosos de muchas situaciones, capear el temporal, ser perdonados una y otra vez, consentidos, malcriados y reincidentes pero llegará un momento en que la situación será insostenible e insoportable y se nos pasará la factura de todos nuestros comportamientos y conductas.

Es muy propio nuestro, de los alcohólicos, reírnos y jactarnos de todo y todos cuando las represalias y advertencias quedan sólo en eso.

Pero cuando tocamos fondo o cruzamos el límite (que seguro qué si no paramos, lo conseguiremos), todo cambia.

Luego vienen los lamentos y la autocompasión, los “no sé por qué me ha sucedido a mí, qué me ha pasado, y bla,bla,bla”

Jugamos con fuego constantemente, quemamos naves, nos burlamos de las oportunidades y continuamos bebiendo haciendo lo que nos da la gana como si fuéramos inmunes a las consecuencias, desgracias o tragedias.

Llevamos muchos años disparando y sin darnos cuenta, en un plis plas, el tiempo nos ha dejado con escasa munición, con un último cartucho. No lo usemos porque sino, después de ese … quedaremos desprotegidos y ya no valdrán “dimes y diretes”, excusas, ni rollos.

Antes de que todo eso suceda, seamos prudentes y consecuentes pidiendo ayuda, poniéndonos en tratamiento, parando el consumo que nos está matando, e intentemos solucionar lo que todavía es solucionable

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Scroll al inicio