Con radar incorporado

«Hemos de saber encontrar lo cómico que hay en nosotros. Así podremos evitar que otros se burlen de nuestra escasa perfección» Noel Clarasó

 

Las personas que enfermamos adquirimos con el tiempo un dispositivo a modo de radar,para detectar dónde,cómo,cuánto y cuándo podemos beber.

Es como si la mente cambiara su proceso natural de aprendizaje y se centrara sólo en concentrar y desarrollarse en el consumo.

» Cuando me invitaban a una cena,reunión o fiesta,lo único que me preocupaba era mirar la nevera para saber la cantidad de cervezas que había y si me bastarían,teniendo que compartirlas con los demás…»

» No me interesaba reunirme con según que familiares o amigos porque me tenían calado y me sentía coaccionado,controlado,incluso vigilado. Eso me hacía contenerme y muchas veces «reprimirme» de seguir bebiendo. Al final,opté por evitarlos…»

Estas reflexiones y un millón más de ellas era las que hacía constantemente. Mi mente estaba dedicada exclusivamente al alcohol. No sólo a beber. No,no era tan simple. Sino a buscar tiempo y excusas para hacerlo,dinero o recursos,y por supuesto,compañeros de complicidad con los no me «sentía» tan mal.

¿El final? ¡Pues el de todo enfermo en estado avanzado:sólo,aislado,hermético,y viviendo en un submundo totalmente esperpéntico y surrealista!

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Scroll al inicio