¿Con qué es incompatible al alcohol?

«Primero debes entender las reglas del juego, y después jugar mejor que nadie» Albert Einstein

 

 

El alcohol es incompatible con todo.

No es posible llevar una vida de consumos y lograr compaginarlo con las actividades y desarrollo normal de la persona.Puede que eso se consigo durante unos años pero al final, caerá por su propio peso: El peso de la botella.

Los alcohólicos no vivimos,nos dedicamos a sobrevivir y a existir que es muy diferente.

Lo que desconcierta del alcohol es la duda de donde está el límite que separa al bebedor del enfermo, pero mientras vamos intentando averiguar o descubrirlo,uno no se da cuenta y ya no puede pasar una semana (en la mayoría de ocasiones,un día) sin la necesidad d e beber.

Ante este «amago» de debate sobre si un alcohólico está capacitado para mantener siempre una doble vida (alcohol-matrimonio, alcohol-hijos, alcohol-laboral, alcohol-economía, alcohol-dinamismo, alcohol-amistad, …) me atrevo a afirmar que sí, que puede llevar una doble vida pero que no va a conseguir que ninguna de las dos salga bien. Tarde o temprano el deseo de consumir superará con creces las otras expectativas y proyectos convirtiéndose en la única y exclusiva prioridad.

Si tenemos un problema de consumo, antes de autodiagnosticarnos o sacar conclusiones a «nuestra manera» e intentar con la tozudez propia de la conducta alcohólica sacarlo solos adelante y pretender compatibilidad, mejor acudir en busca de ayuda.

A veces es tan sencillo como quitar el alcohol de un extremo de la balanza para que el proyecto vital se compense y equilibre.

Deja un comentario

Debes iniciar sesión para escribir un comentario.