Con el alcohol no se huye, se hunde.

 

Mal compañero de viaje tomar el alcohol para huir o viajar a ninguna parte. Evitar los problemas, desear escapar y huir de una realidad que no te gusta utilizando la botella es más un dicho que una realidad.

Ninguna borrachera te hará desaparecer lo que no te gusta. Ninguna embriaguez te hará solucionar lo que ne te atreves a hacer por ti mismo, sino que solo te hundirá un poquito más cada vez.

Además, cuando necesitamos el alcohol para huir o por evitación no lo hacemos por algo o por alguien, sino porque intentamos escaparnos de nosotros mismos … y eso es imposible.

Este falso mito o leyenda que hace pensar que el alcohol alivia las penas y te hace olvidar … es una gilipollez inmensa.. El alcohol es un potente depresor aunque sus efectos de desinhibición o euforia nos hagan pensar lo contrario. Es más, a medida que pasamos los años refugiándonos en él, más efecto contrario nos hace.

Una vez que enfermas de alcoholismo entras en una terrible y angustiosa espiral de desencanto, angustia vital, desilusión por todo, sueños rotos, y decepción permanente.

Los problemas se solucionan o no se solucionan pero desde luego el alcohol jamás será el medio para lograrlo. Será el lastre que hará que te hundas más profundo.

[youtube]https://youtu.be/X23v5_K7cXk?list=PL3SPwwCTiBluSb7ODrawlJ-EnA2EnTgFg[/youtube]

Deja un comentario

Debes iniciar sesión para escribir un comentario.