Compararse

Demostrar que es capaz, que puede controlar, que puede dejarlo cuando quiera o dosificar sus consumos, que él solo sabrá manejar la situación.

Ese tipo de “demostración” implica rabia, rencor, odio, ego.

Es una demostración hacia y para los demás, y por eso es un error. no nos recuperamos por los demás sino para conseguir estar bien nosotros mismos.

El que deja de beber y de verdad quiere volver a vivir no demuestra, no juzga, no cuestiona, no se justifica, no se compara, no “se la quiere volver a nadie”, no tiene enfado y no necesita la aprobación ajena que le aplaudan por lo que hace.

El qué de verdad quiere recuperarse:¡Hace y calla!

Trabaja, medita, toma conciencia, reflexiona, se perdona, se resetea y comienza de cero, aprende de nuevo, ve las cosas desde otra perspectiva muy diferente y colorida, se esfuerza, se entrega, persevera, adquiere disciplina, se mantiene firme, y nunca desespera o se viene abajo en su intento. Por eso, ese intento que comienza como un proyecto, acaba por convertirse en una realidad.

En la rehabilitación alcohólica, huelgan palabras y faltan hechos y acciones.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Scroll al inicio