Chantajeando

 

«Es contrario a las buenas costumbres hacer callar a un necio,pero es crueldad dejarle seguir hablando» Benjamin Franklin

 

Uno de los recursos más viles y miserables que utilizamos con frecuencia, la mayoría de los alcohólicos, con las personas que nos quieren es el chantaje emocional.

Soltamos con mucha facilidad expresiones crueles e hirientes como: » ¡Por tu culpa empecé a beber más! Si no te hubiera conocido,tal vez no bebería de esta manera. ¡No me dejes,sino no sé que haría y me moriría bebiendo! ¡No te enfades,no ves que cuando te enfadas conmigo me entran más ganas de beber! …

Eso sólo con las expresiones,porque las actuaciones son peores:portazos,desaires,enfados y conflictos provocados para marcharnos a beber,líos e insultos para tener una excusa y desaparecer a nuestro rollo,etc.

Los alcohólicos no somos malos,somos enfermos. Pero la propia enfermedad nos hace ser manipuladores y chantajistas queriendo justificarnos en ella para actuar con total libertad y permitirnos el lujo de herir y dañar la sensibilidad de las personas que nos aman,rodean, y conviven con nosotros. Nos acostumbramos a hacer más daño precisamente a quien menos se lo merece.

Toda esta historia llena de tramas,insultos,conspiraciones y manipulaciones,chantajes emocionales,disputas,celos y paranoias,desaires y malos rollos, nos llevan a un desorden y confusión mental que,mezclado con los efectos del alcohol,nos sumergen en un estado de ansiedad, remordimiento y culpa que a veces,lamentablemente,solo sabemos aliviarlo con un par de copas más. ¡Ese es el bucle asesino del alcohol!

Si decidimos acabar con todo ese infierno, …¡Seamos prácticos:primero dejemos de consumir y después,con tiempo,esfuerzo y tratamiento ya intentaremos arreglar el resto![youtube]http://youtu.be/Fcd3XuQwDQQ[/youtube]

Deja un comentario

Debes iniciar sesión para escribir un comentario.